La Vinotinto sumergida en una aguda crisis

 

vinotinto chile

CARACAS – Venezuela cerró la sexta fecha siendo última, con un solo punto (gracias al empate 2-2 en Lima), en la clasificación de las eliminatorias sudamericanas a Rusia 2018, con la interrogante en la Dirección Técnica.

El partido ante Chile marcó el punto definitivo del quiebre de la selección nacional. La Vinotinto dependía de una victoria para acercarse al grupo que lucha por el repechaje, puesto que actualmente ocupa Colombia nuestro próximo rival en las eliminatorias, pero el juego disputado en Barinas sirvió para complicar más la situación de la selección nacional.

Los problemas extradeportivos también afectan. Cuando se comenzó hablar de otras cosas en lugar de fútbol, las cosas tienden a ir mal, se quiera o no afecta dentro del equipo. Uno de ellos es el problema del pago por parte de PDVSA, patrocinante oficial de la selección. En una rueda de prensa ofrecida el 18 de febrero de este año por Laureano González, presidente de la FVF, admitió que la Federación presenta crisis económica para asumir los compromisos internacionales que tiene la selección nacional.  González comunicó que los jugadores cobran en dólares y no en bolívares, que el dinero de los patrocinantes no alcanza y que existen problemas para tomar vuelos comerciales.  “Hoy los bolívares, con mucho respeto de nuestros patrocinadores (Banco Provincial y Movistar), no son nada. Cencoex no nos liquida y tampoco hemos recibido divisas de nuestro principal sponsor, PDVSA”, sostuvo el directivo ante los medios de comunicación.

Otro de los motivos que alimentan esta incertidumbre en el seno de la selección era el hecho de pensar de jugar los partidos de local en el exterior. A mediados de marzo, se rumoreaba de que la Vinotinto jugaría sus partidos de local en el exterior. En una entrevista que Laureano González había concedido al diario Meridiano indicaba que estaban estudiando la posibilidad por la crítica situación que atravesaba el ente. “Traer los 16 venezolanos que se encuentran en el exterior para la doble fecha Fifa cuesta 90 mil euros”.

Algo insólito, no podemos ni siquiera atrevernos a pensar de ceder de disponer de nuestros bunkers (estadios) en condición de localia en partidos oficiales de eliminatorias mundialistas. Condición que si estamos de acuerdo en juegos amistosos. En la actualidad juegan en el exilio 19 selecciones, pero es por motivos bélicos y estructurales, que no es el caso de selecciones de primer nivel como lo son: Brasil, Italia, Alemania, Argentina y Uruguay. La idea de jugar en el extranjero fue inmediatamente descartada por diversos motivos, entre otros es un asunto de soberanía.

Otro detalle que se suma a la causa, fue el vivido el martes en Barinas donde la selección se presentò con el uniforme alterno y no el oficial en condición de local, para un juego vital donde buscaba reencontrarse y reenrumbar el camino. Al seleccionador nacional Noel Sanvicente en la rueda de prensa post partido le preguntar sobre el hecho y dijo que era una pregunta para los directivos y estos por medio del twitter del licenciado Alejandro Chacón rápidamente comunicaron que fue el propio entrenador que pidió jugar así “por cábala”. Las distintas respuestas en estos tres casos que salieron a la luz pública evidencian más el problema que se vive no solo en la selección sino en el ente federativo.   Nos auguramos salir de esta coyuntura Dios mediante.

 

 

, ,