Lo que nos dejó el Adecuación

Terminó el fin de semana después de las elecciones el Torneo Adecuacón (transición) del fútbol venezolano.

Y cerró con una final “soñada”, no por la presencia de Caracas y Táchira, sino por los equipos más regulares y consistentes del semestre: Zamora y Deportivo La Guaira.

Lástima que no hubiera estrella en juego porque presentaron una final abierta y de alto vuelo. Sin duda dieron un espectáculo para el aficionado común y los medios de comunicación.

YSoteldo1

También fue el estreno de la llamada Liguilla Final, fase que permitió la disputa de cuartos de final, semifinal y doble juego por el título. Algo novedoso para nuestro fútbol local que recién el semestre que viene tendrá su test verdadero.

Queda la duda de si esta fase de liguilla final (pedida por los nuevos dueños de los derechos de TV del fútbol venezolano) será la salvación en cuanto a impacto en los aficionados.

“Esto te quita la vida”, dijo Francesco Stifano el técnico del Zamora campeón respecto a la llamada liguilla. Habrá que acostumbrarse entonces.

No nos gustó el hecho que la primera división del país esté quebrada. Es decir, que los protagonistas en la tabla terminan siendo pocos, digamos unos cuatro o cinco equipos.

Los demás son una especie de comparsa que navega entre media tabla sin objetivos para alcanzar y el desagradable descenso. Desde hace mucho rato la primera división del país debió reducirse y, por el contrario para este semestre y el otro año los dueños de equipos más la FVF se dieron el “lujo” de aumentar a 20 los participantes.

Craso error a nuestro entender y sin argumentos para defender al llegar a la dichosa cifra de 20.

Nos gustó y sobremanera que muchos jugadores jóvenes pusieron su nota destacada. A ellos se sumaron jugadores de menos nombre y cartel pero igual de rescatables.

Yeferson Soteldo, Heber García, Darwin González, Bernaldo Manzano, Carlos Cermeño, Rober Garcés, Juan Ortiz, entre otros, mostraron que hay calidad en el patio.

El Adecuación fue una transición. La verdadera competencia comenzará en enero.

Ojalá y el nuevo calendario contemple espacio para TODOS: equipo apostando al torneo doméstico, los de la Copa Libertadores y la Vinotinto. Sobre todo esta última tan necesitada de tiempo para trabajar y pensando en solventar la crisis en la que navega.