Crisis en la FIFA: Platini y Blatter siguen ‘apuntados’

Michel Platini y Joseph Blatter han cumplido sus 32 jornadas de suspensión, sin embargo, ambos deben asumir  58 jornadas de inhabilitación adicionales, a expensas de hacer prosperar sus recursos, o por el contraro, de que la pena se amplíe adicionalmente, no más de 45 días, como ordenó el Comité de Ética.

Desde el 8 de octubre hasta hoy, seis nombres más han sido expuestos como aspirantes a la presidencia, entre ellos el de Gianni Infantino, si Platini no se presentase.

Seis directivos (o exdirectivos) de FIFA han sido extraditados a Estados Unidos y otros tantos han sido objeto de investigación o suspensión, como Jerome Valcke, anterior secretario general.

Los 32 días transcurridos desde que el Comité de Ética hiciera oficial la suspensión de Blatter y Platini han sido un goteo de sobresaltos en la sede de FIFA Strasse en Zúrich, donde la organización intenta mantener su día a día con total normalidad, aun cuando el panorama no pareciera aclarar.

Dentro de este proceso por el que pasan ambas personalidades, ha habido declaraciones tanto del uno como del otro, donde no parece haber tregua.

En una investigación en donde Blatter efectuó un pago de dos millones de francos suizos a Platini en 2011 por trabajos que el francés hizo para la FIFA en 1998, este acusa al segundo de ser el causante de un escándalo que no parece tener fin.

“Fue idea de Michel Platini. Es algo personal”. “Siempre quiso ser presidente de la FIFA”, pero “no tuvo el coraje de presentar su candidatura en las elecciones de 2015”. “Cada persona que dirige la UEFA se ve infectado por un virus que se llama Anti-FIFA”, son algunas de las declaraciones efectuadas por Blatter.

Por otro lado, Michel Platini ha defendido su posición y no se ha quedado callado. “Lo que más me enfada es que me metan en el mismo saco que los demás. Encuentro vergonzoso que se me arrastre por el barro. Cuando se barre hay que empezar por arriba. Cada vez que me acerco al sol, como Ícaro, hay fuego por todas partes”, ha dicho, haciendo alusión quizás a Blatter, al comentar que se sentía ofendido de que lo metieran en el mismo ‘saco que el resto’.

Tras defender una renovación necesaria, Platini ha sentenciado que “si la FIFA no cambia, el FBI se encargará de que lo haga”.

De esta manera, entre declaraciones, investigaciones y procesos legales, el panorama de FIFA ha cambiado sus aires de cara a la composición de sus cargos y su fachada para con el proceso organizativo de sus eventos y dictámenes en referencia al fútbol mundial.

55cf7ca717836