Luis Mendoza, la leyenda del fútbol venezolano

Luis Mendoza en la sala de trofeos de su casa. Foto cortesia

 

CARACAS – Si hablamos de fútbol venezolano los primeros nombres que le vienen a la mente a los jóvenes fanáticos son Wuilker Fariñez, Salomón Rondón, Tomás Rincón, Gabriel Cichero. Pero antes que ellos por nuestros terrenos de juego pasaron jugadores como Luis Mendoza (72 años), considerado por los expertos como el mejor jugador de fútbol venezolano de todos los tiempos. Gracias a su magia con el balón y el haber enarbolado su incondicional lucha por los espacios para el jugador criollo en su fútbol nativo se ganó el apodo de “la leyenda”.

El ex mediocampista, camisa 10 de clase mundial nace en Caracas un 21 de junio de 1945 (el mismo día que Michael Platini pero diez años antes que Le Roi). “Mendocita” hizo su debut, con apenas 15 años, en la Primera División venezolana con la camiseta del Banco Agrícola y Pecuario. La leyenda ostenta el record de jugador más joven en debutar en la máxima serie de nuestro balompié.

“Cuando tenía cuatro años, yo era la mascota del Unión Fútbol Club. Después, mis padres me inscribieron en el Colegio Dos Caminos, reconocida escuela de fútbol, en ese entonces el director era Julio Bustamante (años después se convertiría en presidente del Comité Olímpico Venezolano)” – nos cuenta Luis Mendoza, agregando – “Allí tuve como compañeros de equipo a Luis González, Papita Stember, Landaeta. El entrenador era mi papá, Luis Alejo”.

Su, padre había sido futbolista del Unión y Dos Caminos donde tuvo como compañeros de equipo a Hermán Chiquitín Ettegui entre otros.

Cuando tenía 10 años, Luis Mendoza Benedetto se muda con su familia a Italia. Allí juega fútbol, pero solo a nivel amateur. “Allí no podía jugar en las categorías menores por ser extranjero, una normativa extraña, ya que a nivel profesional si podía hacerlo. “Pero de todas formas jugaba mis caimaneras, eso me ayudó en mi formación ya que jugaba con personas muchos más grandes que yo” nos resalta.

En principio, la familia Mendoza vivió en la ciudad de Genova después se mudaría a Parma donde el padre de la Leyenda se graduaría en Economía. “Recién llegados a Italia mi equipo preferido era el Genoa, ya que nos residenciamos en esa ciudad portuaria y con los rossoblú jugaban los suramericanos, el argentino Miguel Ángel Montuori y el uruguayo Julio César Abbadie. Que algunos años más tarde enfrentaría con la camiseta del Deportivo Italia en el Estadio Universitario, el de baseball, en un juego vs Peñarol” – nos dice Mendoza – “Iba con mi viejo a Turín a ver fútbol del bueno y, por su puesto, hubo un cambio de equipo, prevaleció ese amor por una tierra lejana. La Juventus tenía los mismos colores que el Dos Caminos. Con ellos jugaba “El Cabezón” Omar Sivori a quien siempre consideré un ídolo y el mejor del mundo hasta que apareció mi amigo Diego Armando Maradona”.

Después, en 1959, regresa con su familia a Venezuela. Un día, mientras jugaba una caimanera con sus amigos en la avenida San Martín se percata del talento de “Mendocita” el uruguayo Indio Clemente Ortega. El charrúa, en ese entonces dirigía al Banco Agrícola y Pecuario. “Al terminar el juego me preguntó si quería jugar en la Liga Mayor. Yo le contesté sin dudarlo que sí. También tenía que pedirle permiso a mi padre para poder fichar, ya que contaba sólo con 15 años”.

Los venezolanos Mendoza (I) y Ellie (D) antes de un juego de Copa Libertadores entre Deportivo Italia y Deportivo Galicia. Foto Conmebol

 

El tan anhelado y soñado debut en el fútbol profesional  se dá casi de inmediato ya que el Mr Clemente Ortega no contaba con algunos jugadores por estar lesionados y otros suspendidos.

“Antes de esa experiencia nunca había tenido indicaciones ni disciplina táctica. Debute en el profesional siendo un carajito. En ese equipo tuve la suerte de tener como compañero de equipo a un fenómeno como Alí “El Cholito” Tovar. El fue un grande de nuestro fútbol. El Cholito durante la denominada “Mini Copa del Mundo”  se midió al Valencia de España, el Benfica de Portugal y al Sao Paulo de Brasil”

Luis Mendocita con su hija menor Vanessa Maradona Mendoza Actriz y Presentadora

 

Gracias a su enorme talento Luis Mendoza lograba ganarse un espacio en sus clubes en una época donde jugaban uno o dos jugadores venezolanos por partido. “Durante mi carrera jugué con Maiderense, Santo Tomas de Aquino, Deportivo Italia, Deportivo Galicia, Portuguesa, Estudiantes de Mérida y Caracas. Con los azules yo era el capitán, pero tenía 16 compañeros de equipo brasileños, dos italianos y sólo dos venezolanos. Gracias a mi carácter donde defendía siempre los derechos de los jugadores criollos me gané el respeto y me convertí en un líder en el vestuario. Pero al principio no fue fácil, tuve problemas con los brasileños, me caí literalmente a coñazos en los camerinos. Yo jugaba en Venezuela, pero yo era el extranjero: árbitros, jugadores y fanáticos eran todos extranjeros”.

Mendoza junto a Pelé previo a un juego de eliminatorias mundialistas.

 

En sus 8 años con la elástica del Deportivo Italia participó en 4 ediciones de la Copa Libertadores. A esto hay que agregarle los amistosos de lujo donde se midió a conjuntos como Partizan de Belgrado, Dinamo Moscú, Peñarol, Boca Juniors, River Plate, Sporting de Lisboa, Milan y Pescara.

“Recuerdo que en el juego ante los portugueses perdíamos 0-3 y remontamos la pizarra con un espectacular 4-3. El portero de ese equipo era Victor Manuel Damas che en ese entonces era titular también en la selección de Portugal. Yo anoté también un gol en ese juego. ¡Imaginate lo que significó ese triunfo para nosotros!” – nos dice Luis Mendoza hablando de ese juego amistoso y recuerda otros más – Con el Milan empatamos 0-0. En ese entonces los rossoneri eran dirigidos por Nereo Rocco y tenía como capitán a Cesare Maldini, que estaba a punto de retirarse. Tambien nos enfrentamos al Pescara que contaba en sus filas con el italo-venezolano Bruno Nobili y no se hicieron esperar las comparaciones conmigo”.

Como dato curioso de un juego amistoso con el legendario Peñarol, tenemos que se disputó sobre el diamante del estadio Universitario de beísbol. Otra extraordinaria experiencia fue en el cotejo ante el Dinamo de Moscú estaba el famoso portero Lev Yashin, “la araña negra”. Ese juego terminó 0-0.

Mendocita en una clínica realizada en Acarigua

 

Mendocita tuvo palabras de elogio para algunos de los dirigentes de sus ex equipos “Tuve la fortuna de conocer a esos directivos de mucho corazón como Mino D’Ambrosio, Silvio Capelletto, Alberto Pizzi y Herminio Staccioli”

En 1970, es trasferido al Deportivo Galicia, con ellos gana el titulo y se clasifica a la Copa Libertadores del año siguiente. A mediados del ’71 se enfunda la camiseta del Estudiantes de Mérida con quienes gana la Copa Venezuela. En 1973, inicia su andar con el Portuguesa ganando la estrella y clasificándose para la Liberatores. Con el Portuguesa roza el titulo en la temporada siguiente, esta performance le permite clasificarse para la máxima competición continental de clubes. En 1975 está de vuelta con el Deportivo Galicia, logrando el subcampeonato y nuevamente clasifican a la Copa Libertadores de 1976. En 1980 a los 35 años decide su retiro como jugador activo de las canchas.

Durante su gloriosa carrera profesional tuvo la posibilidad de jugar y compratir con jugadores como: Alfredo Di Stefano, Lev Yashin, “Indio” Ortega, “Cholo” Tovar, Carlos Eduardo Gómez, Augusto Nitti, Vito Fassano y muchos más. Con Vito  Fassano los une mucho más que una amistad, son Familia, uno de sus hijos Luis Carlos está casado con Jeanette, hija del glorioso ex cancerbero del Deportivo Italia y Gremio de Porto Alegre de Brasil.

Con la camiseta de la vinotinto hace su debut a los 16 años. Luis Mendoza tiene la dicha de defender la elástica más deseada en 55 juegos donde anota 12 goles. En este periodo de tiempo participa en 3 eliminatorias (Inglaterra ’66, México ’70 y Alemania ’74) y 3 ediciones de la Copa América.

“Hice mi debut en los Juegos Bolivarianos de Barranquilla donde obtuvimos la medalla de bronce. Jugar con la selección es una sensación única, te tiemblan las piernas cuando oyes el himno nacional. Pero si después, oyes que solo cinco compañeros se saben y cantan el Gloria al Bravo Pueblo es una cosa que te llena de rabia. Lo que resulta inconcebible es quitarle a un venezolano de 20 años su legitimo derecho de integrar su selección nacional por meter a un jugador importado de 35 años o más”.

Muchos hinchas de la selección tal vez no saben que Luis Mendoza anotó un gol de impresionante factura por el que se le otorgaría el elitésco premio Puskás. Esa definición mágica y de plasticidad artística fue realizada en el estadio Olímpico de la UCV el 3 de agosto de 1969. Nos lo relata así: “En un saque de banda que me dirigiera el del Indio David Mota, al comenzar el segundo tiempo, trascurridos sólo diez minutos, me quité con la pelota pegada al pecho al lateral Gabriel Hernández y unos metros más adelante de la media cancha le pegué un soberbio riflazo sin dejarla caer con el efecto gurrúfio. El portero colombiano Lagarcha no pudo hacer nada …”

 

El 12 de octubre de 1977, nuevamente el estadio Olímpico de la UCV es fiel testimonio en su acervo de registro en la memoria de los presentes de otro acontecimiento de gran hazaña de nuestra leyenda en la que representara en un juego de elites a la selección  Resto de América vs Real Madrid. “Fue una cosa increíble. El estadio estaba hasta la bandera y la televisión venezolana transmitió un juego sin precedentes donde participaron las estrellas del fútbol mundial de la época”.

Luis Mendoza estaba en el staff técnico de la única vinotinto che participó en un torneo olímpico de fútbol. Lo hizo en la edición de Moscú en 1980. Nuestra selección nacional participó en el preolímpico Colombia 1980 y posteriormente en los juegos olímpicos de Moscú.  El evento disputado en el país cafetero no contó con la participación de todos los países ya que Ecuador, Paraguay y Uruguay renunciaron al mismo. Por este motivo el torneo se disputó bajo el formato todos contra todos en un solo grupo.

“En enero de 1980 la Federación llamó al Mr Manuel Plasencia como principal y a mi como su asistente para el Preolmpico de Colombia y en las primeras semanas comenzamos a armar el equipo”.

En tierra cafetera nuestra selección se mediría a Brasil (derrota 2-1), Colombia (victoria 1-0), Argentina (derrota 1-0), Bolivia (triunfo 5-1), Perú (derrota 2-0) y Chile (0-0). Ya eliminada, la selección nacional se despidió ocupando la cuarta casilla sobre los representantes de Brasil, Chile y Bolivia, sin duda este fue un éxito para nuestra vinotinto.

Luis Mendoza junto a su gran amigo Diego Maradona antes de un juego de la Copa América Venezuela 2007

 

Venezuela asiste por primera vez a unos juegos Olímpicos en fútbol, luego de tres intentos fallidos por clasificar. La adhesión de Argentina y Perú (primero y tercer clasificado en el preolímpico) al boicot propuesto por los Estados Unidos a la Unión Soviética permitió a nuestra selección ocupar la vacante de los gauchos.

“Quedamos en el grupo A con la local URSS, Cuba y Zambia equipos que también habían sido acomodados por exclusión. Los antillanos en el lugar de Estados Unidos y los africanos por Egipto”.

Nuestra selección nacional perdió en el debut ante los soviéticos con pizarra de 4-0, serían derrotados 2-1 por Cuba, pero en la ultima fecha se llevarían la victoria (2-1) ante Zambia.

“Fue una experiencia bellísima. Hicimos un bonito papel jugando contra grandes selecciones que tenían más experiencia que nosotros. Contra Zambia nos llevamos la victoria, pero lamentablemente este resultado no, nos ayudó a mantenernos con vida en el torneo”.

Luis Mendoza, con la banda de capitán, en una caimanera con sus amigos.

 

El 20 de julio de 1980, en el estadio Lenin, ante unas 80 mil personas la vinotinto hizo su debut en un torneo olímpico.

“¡Fue una cosa impresionante! ¡Una olimpiada es una cosa arrechísima! Jugar en un estadio tan grande lleno de fanáticos. Pero nosotros no nos amilanamos y mostramos nuestra personalidad ante la adversidad”.

En junio de 1981 asume el cargo de director técnico de la selección nacional de mayores, convirtiéndose en el primer técnico venezolano en hacerlo. Con él a su cargo, la selección realiza cuatro partidos amistosos en casa  enfrentando al Peñarol de Uruguay, con empate a 0, el 29 de mayo de 1981; con el Valencia de España, perdiendo 4 a 1, el 5 de Junio de 1981; con el Sporting de Lisboa, ganando 1 a 0 y  el primer encuentro frente a España, el 28 de Junio de 1981, Estadio Olimpico UCV, en Caracas. Venezuela 0 vs España 2.

En 1983, Luis Mendoza se va para Italia para estudiar en Coverciano, en la que el define como la universidad del fútbol.

“Una experiencia inolvidable. Tuve como compañeros de estudios a los italianos Fabio Capello, Francesco Rocca, Claudio Sala y Romeo Benetti. Sin olvidarme de los brasileños Angelo Benedicto Sormani y Amarildo Tabares da Silveira. Entre mis profesores estaban Enzo Bearzot y Giovanni Trapattoni”.

La línea delantera del Deportivo Italia, de Venezuela. Mario Mateo, Augusto Nitti, Wilson de Almeida, José Alves y Luis Mendoza (con su hijo Luis Enrique). Foto Conmebol

 

El 30 de marzo de 1986 en el Estadio Brigido Iriarte, se escribe una pagina histórica en nuestro fútbol nacional. Con 41 años de edad, Mendocita, juega de titular en la victoria 4-0 del Caracas ante Mineros de Guayana, junto a su hijo mayor “ElCabezón”  Luis Enrique Mendoza, donde tuvo una gran actuación y clasificaron a los play off.

En ese entonces “La Leyenda” era entrenador jugó varios partidos. El 27 de abril de ese mismo año, entra de reserva y juega en la derrota 0-1 ante el Club Sport Marítimo, junto a Luis Enrique. El 31 de mayo juega su último partido como profesional en la derrota 0-1 ante Deportivo Táchira, nuevamente de la mano con su hijo.

Actualmente, a sus 72 años, Mendocita no pierde la oportunidad de enfundarse los short y una camiseta de fútbol para participar en las caimaneras junto a sus amigos.

,