La Era post Esquivel en marco de la crisis FIFA

Hace un poco más de dos meses explotó la crisis de la FIFA, cuando el FBI y los tribunales norteamericanos revelaron algo que hasta los más ingenuos ya sospechaban: la multiforme, profunda y extendida corrupción en el manejo de los asuntos del fútbol.

La FIFA debe transformarse de pies a cabeza, ese pareciera ser la orden emanada de la opinión pública internacional, luego de las denuncias y de las detenciones realizadas a finales de mayo.  Convertirse en un organismo más transparente y más democrático, tanto en su composición, como en las mecánicas de acuerdo a las cuales toma sus decisiones en los variados ámbitos que le competen.Y modificar, también, las maneras de elegir a sus autoridades y de renovar su mandato a fin de que no se eternicen en los cargos, según es ya costumbre en todos los niveles de la dirigencia en el  balompié.

La reforma radical de la FIFA es exigencia unánime.

Se dice, y es cierto, que el fútbol va más allá del fútbol y, por supuesto, más allá de la FIFA. Se trata de un fenómeno colectivo que, en cuanto a envergadura y significación,tiene pocos equivalentes en la actualidad.  Pocos equivalentes en lo político, lo económico, lo social y hasta en lo cultural.  No debe extrañar, entonces, la enorme presión que, desde diversas instancias, se hace para que se reforme desde sus propios cimientos. Así, por ejemplo, el nuevo Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció hace poco, que terciará en la modificación de la FIFA, al igual que Transparencia Internacional, cuyo último informe señala, lapidariamente, que la administración del organismo es corrupta. De la misma manera, aunque cabe suponer que lo hacen por otros motivos y desde puntos de vista distintos, varias de las empresas más cercanas a la FIFA (Coca-Cola, McDonald’s, por ejemplo), hablan de la impostergable necesidad de introducir modificaciones drásticas.

Dentro de este marco, se habla – y la opinión de los aficionados va en la misma dirección – de exigir que el diagnóstico de la organización, así como las subsecuentes modificaciones sean llevados a cabo por comisiones independientes que no tengan nada que ver con la FIFA.

Elecciones cerquita : ¿ Platiní sucederá a Blatter ?

Para comienzos del año que viene están previstas las elecciones de las nuevas autoridades del fútbol, un evento que, sin duda será de enorme significación para el futuro de este deporte..  Varios candidatos se han presentado:  Alibin Al-Hussein, Luis Figo, Maradona, al parecer el brasileño Zico yMichel Platini.  Este último da la sensación de ser el aspirante favorito. Sin embargo, no es arbitrario preguntarse (meras conjeturas, desde luego), si el ex jugador francés será capaz de cambiar la organización; si sus años como Presidente de la UEFA no lo hacen copartícipe de la pésima manera como se condujo el balompié, sobre todo en los últimos años ; si representa, como señalo alguien,  la misma cultura “de los arreglos en pasillos” que dominó la actuación de Blatter (y de Havelenge, no lo olvidemos) ; y si el hecho de que Adidas haya anunciado públicamente que lo respalda, no levanta ciertas suspicacias por aquello del conflicto de intereses.Así las cosas, ¿ no pudiera ser que bajo la conducción de Platini la transformación del futbol pudiera tener lugar bajo la inspiración de la filosofía del “gatopardismo”, es decir,  a través de cambios que sirvan para dejarlo todo igual ?.

¿ Quién reemplazara a Esquivel ?

Esmuy probable que el nombramiento de las nuevas autoridades en la cúpula de la FIFA detone elecciones en las Confederaciones y Federaciones en todo el mundo. Sería parte de un proceso lógico de renovación en todos los niveles de la gerencia en el fútbol. ¿ Qué situación cabe pensar para la Venezuela post Esquivel?.

Es difícil la respuesta, aún faltan varias piezas del rompecabezas.  Insinuadala posibilidad de unos comicios tempranos, han empezado, sin embargo, a asomarse algunos candidatos parala dirección del balompié nacional. El conocido periodista Toni Carrasco y el Alcalde de Puerto Cabello, Rafael Lacava, ya han hecho explícita su aspiración.  Así mismo hay otros, como Richard Páez y César Farías, a quienes se presume como muy probables aspirante, al igual que Laureano González, Vicepresidente de la FVF durante muchos años, hoy encargado de su Presidencia. Se trata de un menú variado de opciones.  Habrá que mirar el plan de cambios que propone cada uno, pero sobre todo, la voluntad y el músculo para llevarlo adelante.En fin, seguramente emergerán otros aspirantes, pues aún es temprano y nada está claro. De paso, ¿habrá alguna mujer que pretenda asumir esa responsabilidad?. Uno apostaría que no: el machismo todavía hace de las suyas en el fútbol. 

Habrá, pues, que poner atención en las condiciones que rodearán el recambio de nuestra dirigencia futbolera. En este sentido, será necesario considerar, entro otras aspectos, si se realizarán nuevas investigaciones en la FVF, como suerte de coletazo del caso FIFA, si es posible que se cambien las normas electorales, si los comicios previamente realizados en la FIFA y las confederaciones regionales tendrán impacto (y cual) sobre el proceso venezolano, si el gobierno nacional terciará de alguna manera en la situación, aupando, por ejemplo, alguna candidatura.   En suma, habrá que estar muy atentos, a sabiendas de que se está ante un panorama incierto marcado por estas y otras muchas dudas que ya veremos cómo se van disipando.

Mientras tanto, a uno, ciudadano de a pie, no le queda otra que aguardar como se desenvuelven los acontecimientos, con la esperanza de que la crisis de la FIFA sea una oportunidad para cambiar, en serio y a fondo, el fútbol venezolano, una asignatura pendiente desde hace demasiado tiempo.

FVF Generica